Los Klonne, una familia en bici guiados por el principio del movimiento

HISTORIAS QUE INSPIRAN 10/09/2023 Josefina Echezárraga Josefina Echezárraga
1317152

Ann, Sergio y sus hijos Juan Martín, Leandro, Nina y Makena, salieron de Posadas el 19 de agosto. Alistaron sus bicicletas, un carrito para las más pequeñas del clan y el equipaje justo y necesario. Pasaron por Corrientes capital, llegaron a Resistencia para hacer una visita infaltable y después, iniciaron el camino que los lleve a El Bolsón (Río Negro). La travesía en kilómetros marca 2608 pero ellos saben que en aventuras y anécdotas, serán muchísimas más. Quintaesencia dialogó con ellos hace algunos días, mientras disfrutaban de la ciudad de Bella Vista. El objetivo de la entrevista es conocer a una familia que logra vivir la vida que sueñan, más allá de los estereotipos sociales, contagiando su visión desde el amor y dejando a su paso un mensaje de unicidad, paz, alegría y amor. 

En el inicio de la videollamada, los niños saludaron y luego siguieron haciendo aquello que mejor les sale, jugar, interactuar con otros en completa libertad. 

Sergio es quien comienza contando que esta aventura, se escribió hace muchos años, el día mismo que algo lo impulsó a tomar coraje el 6 de noviembre de 2010, para llamar a Ann el día de su cumpleaños. “Nuestras madres se conocían y vieron que podíamos ser una linda pareja, porque ambos teníamos amor por los viajes en bici y gustos similares, así fue que en esa primera llamada hablamos de lo lindo que sería ir al Bolsón en bicicleta. Tiempo después, ya como pareja, hicimos el viaje pero en auto y llevamos las bicis. Ahora estamos cumpliendo ese sueño, por eso, cuando pensamos en esta travesía, es imposible no contar cuando nació la idea y por qué sentimos que ya estaba escrita hace mucho años”. 

Por su parte Ann, remarca que son una familia en la que no faltan las aventuras: “El movimiento es algo que está en nosotros, nuestros cuerpos es mayormente agua y sentimos, que si nos quedamos un poco quietos nos estancamos, esa agua se pone turbia, pierde el oxígeno”. Ann, habla y la tercera ley del Kybalión aparece de manera clara: "Vibración, nada está inmóvil, todo se mueve, todo vibra". 

La valentía como valor 

La charla con la pareja toma distintos rumbos, por momentos aparecen chistes y muchas risas, “es una charla de amigos o una entrevista”, bromean. Es que Sergio y Ann hablan son naturalidad de muchos temas, como el desapego, el confiar en cada paso y cómo el romper estereotipos en estos últimos años, los lleva a vibrar en su propósito de vida. 

“La gente nos hace muchas preguntas, se admiran por vernos viajar con los chicos, por ser una familia que se anima a vivir desde su propio sentir, vemos asombro en sus ojos cuando les explicamos que no tenemos muchos planes, porque aprendimos a vivir confiando en la providencia. Hay algo mayor que nos guía, nos pasa todos los días todo el tiempo, y cuando eso es parte de tu cotidiano comprendes que no se trata de 'suerte', o 'casualidad', es algo mucho mayor”, afirman. 

Somos una familia que aprendió a vivir distinto, y eso no es ni bueno ni malo, sólo diferente. 

“Creo que lo que más nos repiten es la frase: 'Qué valientes'. En estos 20 días en la ruta, nos hemos cruzado con tantas personas increíbles, hemos recibido tanto afecto, que si ir por nuestros sueños, y vivir como sentimos, tiene este regalo, creo sin dudas que ser valiente vale mucho la pena”, resume Sergio. 

-¿Qué creen que hay detrás de esa admiración por su valentía? 

-No estamos muy seguros de eso, pero creo que como sociedad, nos enseñaron a que ir por los sueños o ser valientes era muy caro, riesgoso, nos llenaron de miedos, y atrás en realidad creo que solo está el apego, a lo material, a los seres. Nosotros aprendimos a vivir desde la certeza de que no nos falta nada, entender que no somos lo que poseemos, eso le enseñamos a nuestros niños. Ellos son chicos que han aprendido que lo que tienen mucho o poco se comparte, es una forma diferente de ver la vida, en la que el miedo a perder algo no forma parte de nuestra realidad. Eso nos libera de las ataduras y por consiguiente nos regala ser libres, hacer en todo momento uso de nuestro tiempo, somos una familia que aprendió a vivir distinto, y eso no es ni bueno ni malo, solo diferente”, explica Sergio, quien busca poner en palabras, el principio de una nueva aventura. 

Él es de profesión músico: “Si canto, cantamos todos, porque la música está para eso, para fluir juntos, cuando vamos en la ruta, los chicos comienzan a cantar, o empiezo yo, y los kilómetros pasan en un disfrute del momento, comprender que llegar al Bolsón es la meta, pero que lo hermoso son los momentos que transitamos juntos, es lo más mágico, kilómetro a kilómetro, lugar a lugar, persona a persona, sentimos que algo nos dejan, algo damos, y la bici, nos permite ese disfrute que lleva una cadencia más lenta, como fuera del tiempo normal”.

-¿Qué te inspira para hacer tus letras? 

-Le canto a la vida. Hay letras que hablan de la actualidad, algunas que buscan mostrar el modelo que nos han impuesto, otras en las que hablo de la medicina germánica o la ley natural. Tengo letras y sonidos mediante las cuales siento que es posible elevar la vibración, todas las canciones, están inspiradas en una misma esencia, el amor, la paz, la unicidad. Estamos viviendo momentos de cambios muy profundos y mientras muchas personas quieren dividir, la música es el puente que desde el amor tiene la potencialidad de unir, de acercarnos. 

La historia Klonne, Sergio como artista, es parte de la charla, pero decidimos dejar esa historia, para otra entrevista. Sí, los invitamos a buscar su música en todas las plataformas y disfrutar de letras que llegan al alma.  

Estamos viajando como la familia que somos, todos juntos, todo el tiempo, siendo conscientes del momento presente. 

Amor de madre, ojos de guardiana 

Ann volvió a su Posadas natal, luego de recibirse de arquitecta, la bicicleta, era su gran amor, hasta que conoció a Sergio y juntos, decidieron traer al mundo a sus cuatro pequeños. Durante la charla, los ojos de Ann están puestos en el contexto, donde están sus hijos, instinto de madre. Cuando habla de ellos, su rostro se ilumina. 

“Claro que esta aventura significaba mucho para nosotros como familia, el primer tramo por Ruta 12 estaba muy atenta a los chicos que iban en sus bicis. Ellos me enseñaron que estaban listos, que podían avanzar con seguridad, tenemos todos los recaudos, pero claro que las situaciones siempre pueden ocurrir, pero ellos van muy bien, miran por sus espejos retrovisores y van muy atentos, la única que se cayó de la bicicleta fui yo”, cuenta la mujer, quien en sus palabras enseña algo tan valioso como es la confianza. 

“Estamos viajando como la familia que somos, todos juntos, todo el tiempo, siendo conscientes del momento presente, afrontando y resolviendo todas las situaciones que se van presentando, ellos entienden que el no tener planes, es el mejor plan, porque todos los días nos suceden cosas increíbles, nos reímos muchos, crecemos a cada instante y los vemos crecer a cada segundo, esas son cosas que no tienen precio, pero que están disponibles para todos”, cuenta. 

Un libro a punto de nacer

Los distintos caminos recorridos por Sergio, Ann, Juan Martín, Leandro, Nina y Makena, son cuidadosamente registrado por la mujer del clan: “Decidí empezar a escribir una bitácora de viaje hace muchos años, al principio era para no perder detalles de las cosas que nos iban ocurriendo, hoy veo que cada página guarda nuestra historia, nuestros procesos en los que nos fuimos redescubriendo tanto de manera personal como familiar, la llegada de cada uno de nuestros hijos, todo lo que fue cambiando, espero que pronto pueda publicar ese libro”, nos anticipa. 

Nómades por elección 

Ann y Sergio nos muestran que hay tantas formas de vivir la vida como nuestra imaginación pueda crear: “Nos han hecho creer que la familia vive en una casa, en un determinado lugar, usualmente tienen mascotas y un vehículo estacionado en la puerta, nos han hecho creer que la realización personal está en cuánto dinero hay en una cuenta de banco o el puesto laboral que alcancemos, hemos entendido que esa no es nuestra visión de familia feliz, nuestra familia es feliz moviéndose, viajando, quizá sí sea lo opuesto a lo que hace la mayoría, pero ser nómades es lo que nos hace vibrar en nuestra frecuencia”. 

Ante la pregunta de ¿qué viven?, una de las respuestas es que Sergio brinda shows en vivo siempre que se da la posibilidad, compartiendo su arte, pero también reciben donaciones por mercado pago – al final de la nota facilitamos los links para quieran donar-. “Es hermoso, como las personas al vernos en la ruta, paran y nos dan lo que tienen, una bolsa de pan, agua caliente, lo que sea, compartimos un momento, muchas personas se emocionan durante la charla y son esos intercambios los que nos llenan de fuerzas, sentimos que transitamos un nuevo tiempo y de eso se trata de saber que hay familias como nosotros que simplemente hacemos elecciones un poquito fuera de la caja”, nos dice Ann durante la charla. 

Si te cruzas con los Klonne en la ruta, no dudes en frenar, darles una bocina de aliento o bien enviarles tu aporte solidario y de corazón para que puedan con la ayuda de todos nosotros continuar su camino. Aquí te compartimos sus redes sociales y web donde encontrarás el link de mercado pago y Paypal para las donaciones. 

Instagram: @klonne_  Web: https://www.klonne.net/


aporte económico

Te puede interesar

Recibí buenas noticias, buenas historias en la bandeja de entrada de tu correo.