Herramientas para el despertar y conectar con el saber del cuerpo

GENERAL 17/09/2023 María del Carmen Ruiz Díaz María del Carmen Ruiz Díaz
IMG_20230907_192618
Bruno Reyes durante su visita a Corrientes.

Hablar de autoconocimiento, del viaje interior y de la búsqueda de respuestas en nuestro sentir, cada vez está más presente en la vida cotidiana. También, en este último, es habitual ver publicaciones sobre las más diversas actividades holísticas y terapias alternativas en Corrientes.

Días atrás, Quintaesencia fue invitada para asistir a una charla del médico y facilitador de Access Consciousness, Bruno Reyes, quien durante varios días estuvo a cargo de diversas actividades relacionadas con estas temáticas. El salón, ubicado en la zona céntrica de la capital correntina, tenía gran parte de su capacidad ocupada, muestra del interés que concitó la temática. Al término de la misma, tuvimos la oportunidad de charlar con él. 

-¿Quién es Bruno Reyes?  

-¡No sé si esa es una buena pregunta!, dijo con una amplia sonrisa mientras se acomodaba en sillón negro. Respiró hondo y agregó: “Soy médico general, estudié en la Universidad de Cuenca, una universidad pública muy prestigiosa. Soy facilitador de Access Consciousness, además de la Riqueza Correcta para Tí y el Cuerpo Correcto para Ti. Nací hace 27 años, en la zona de las sierras sur de Ecuador”.

-¿Cómo comenzó tu relación con la medicina?

-Siempre me han interesado mucho los cuerpos y en torno a esto está relacionado prácticamente todo lo que he elegido durante toda mi vida. Y mi primer contacto con la sanación o las curaciones, comenzó en el colegio, mi materia favorita, era biología y anatomía biología. Después, siendo niño aún, conocí a un doctor en medicina que hacía una cosa extraña que se llama biomagnetismo médico y lo conocimos porque mi hermana tenía una disfunción hormonal. Lo fuimos a consultar para ver qué es lo que nos podía ofrecer porque había nos habían recomendado porque eso que hacía funcionaba. También fue con nosotros mi abuelo y el doctor, ni siquiera nos prestaba atención lo que le decíamos con respecto a mi hermana. Él solo le veía mi abuelo, y se dio cuenta que mi abuelo no estaba bien y empezó a hacerle un diagnóstico y comenzó a utilizar unas técnicas de biomagnetismo y lo fue repitiendo con varias personas de mi familia en distintas circunstancias, inclusive a mí mismo cuando una vez estuve hospitalizado.
Todo lo que él decía y hacía, me fascinaba. Ahí, decidí estudiar medicina. Y descubrí que estudiar medicina, era algo que me divertía tanto. 

-¿No se te dio por estudiar biogmanetismo?

-Si bien me interesaba mucho, no quería aprenderlo aún porque todavía sentía que era un poco  contradictorios con la medicina y no quería crear esa confusión en mi vida. Sin embargo, un día me dijeron que iba a haber una charla de algo que no sabían que era, pero que era parecido al biomagnetismo pero, era un viernes noche que para mí, era sagrado porque no tenía que estar borracho con mis amigos (risas), además era el cumpleaños de uno de mis mejores amigos. Esa noche cayó un diluvio en la ciudad, se me dañó el carro y me sucedieron varias cosas más, pero yo dije “me voy a la charla”. Quien lo daba era una facilitadora chilena que hablaba del universo, energías y demás y mientras la escuchaba, yo me preguntaba qué estaba haciendo ahí, “yo soy un profesional que estudia en base al método científico, ¿cómo estoy escuchando esto?”. Pero algo mágico había pasado y esta facilitadora, había conectado mucho conmigo. 

Imagen de WhatsApp 2023-09-12 a las 20.11.02

Bruno durante la entrevista con Quintaesencia.

-¿Cómo sentiste esa conexión?

-Hubo un momento en que un participante hizo una pregunta y la facilitara lo hizo pasar al frente y esta persona hizo unos movimientos extraños cuando hizo la pregunta mientras ella también decía unas palabras extrañas, pero veía que a esta persona le cambió la cara, se lo veía más feliz y yo pensaba que seguro no había visto bien o me había equivocado. Después pidió que alguien más pasara a preguntar y dije, esta es mi oportunidad y pasé. Ni recuerdo la pregunta, pero sí que mi cuerpo se movió y sentí una alegría interna que nunca antes había sentido. Y ella empezó a decir que el cuerpo no se equivoca y que nos cuenta un montón de cosas. Lo que hacía esta mujer se llamaba Barras de Access y decidí empezar a estudiar de qué se trataba. Sentí que, a partir de ese momento, mi vida acababa de cambiar y literalmente, mi vida.

-¿Empezaste a utilizar en tu vida ese conocimiento?

-A medida que las fui aprendiendo, las comencé a implementar y sentía que eran maravillosas. Eran maravillosos los cambios que propiciaba y quería compartirlo con todo el mundo; si alguien estaba en un problema o si alguien estaba sufriendo por algo, yo decía, “te puedo ayudar con esta herramienta, te puedo ayudar con la terapia”. Pero nadie quería cambiar, parecía que estaban cómodos. Entonces un día dije basta, voy a empezar a usar esto para mí y ahí me di cuenta que podía llevar mi vida adelante, porque hasta ese momento, estaba como que dependiendo de qué lo que alguien más iba a decir, que tenía que ser en función del plan que tenían de mis padres para mí, más allá de que había elegido una carrera en la que parece tienes todo predeterminado. Pero en el momento en el que empecé a usar estas herramientas, me di cuenta que tal vez no quería eso.

-Pero seguramente los demás veían los cambios en vos, algo habrá generado en tu entorno…

-Sí, por supuesto. Me empezaron a preguntar y empecé a hacer sesiones de barras y la gente de mi facultad se enteró y me decían: “Ya vi lo que estás haciendo, cosas de médico brujo, qué pena con tan buen futuro tenías”, y cosas así; y mis compañeros igual, decían que había enloquecido por completo. Algunos familiares también, pero mis padres no, ellos me apoyaron muchísimo desde siempre y les estoy muy agradecido. ya enloqueció por completo. Ahora te lo perdimos por completo porque ya ahora está hecho médico brujo y cosas así, entonces inclusive hasta de mi familia, no así mis padres que siempre supieron escuchar lo que yo verdaderamente quería.

-¿Qué encontraste en Access?

-En Access encontré las herramientas para descubrir lo que sabemos, porque sabemos mucho más allá de lo cognitivo. Me ha permitido empoderarme, reconocer qué funciona para mí porque, al fin de cuenta, quién más que nosotros mismos, sabe lo que es mejor para su vida. Desde ese momento, ha sido un constante autodescubrimiento, autoexploración.

A través de sus herramientas pude explorar qué mundo quería explorar, qué vida me gustaría crear, cómo me gustaría que sea mi mundo y desde dónde puedo accionar y no esperar a que alguien más lo haga por mí, ni esperar a que un gobierno lo haga u otras personas. 

Access me ha permitido empoderarme, reconocer que funciona para mí porque, al fin de cuenta, quién más que nosotros mismos, sabe lo que es mejor para su vida.

-¿Y cómo hacemos para desoír a la mente?

-Llegué a la conclusión de que mi mente no valía para nada porque lo que yo sabía, iba mucho más allá de la mente. Entendí que la mente nos permite identificar lo que ya conocemos, lo que te han dicho, lo que hemos experimentado y lo que yo quería, estaba más allá de lo experimentado, estaba en lo desconocido. Entonces no era congruentemente con lo conocido, tenía que esto cada vez me funcionaba menos. Y aprendía dejar que hable e ignorarla, pero también invitarla a que me escuche a mí e incluir cada vez más a mi cuerpo, escuchar a la tierra, escuchar los susurros del universo, los susurros del futuro, lo que me gustaría crear.

-Durante la charla, contaste que el último año y medio viviste en varios lugares de Europa; estas vivencias te habrán permitido hacer una mejor lectura de cómo son los sistemas de creencias que nos atraviesan, en especial a los latinoamericanos…

-En Latinoamérica hay un sistema de creencias muy fuerte basado en el trabajo duro, el esfuerzo, la dificultad. Si no trabajas duro, si no te esfuerzas, no serás nadie. Que el dinero ganado por el trabajo duro, es mucho más valioso que el dinero ganado fácil. Siempre nos enseñaron esas cosas, pero yo soy un poco más vago, entonces no me gustaba mucho la idea del trabajo duro, por lo que siempre gustó esto de cuánta más facilidad puedo agregar a mi vida.

Creo que tiene que ver con el hecho de que a mi cuerpo no le gusta mucho el dolor, entonces, ¿por qué habría de darle más dolor no? Cuando las cosas pueden ser más fáciles, por lo que también decidí explorar en esta línea, empecé a preguntarme ¿cómo puedo tener más facilidad?

-Y aquí es donde entran estas herramientas…

-Sí, si, por supuesto, porque te aporta herramientas que te permiten abrir caminos, te permiten poner luz donde hay oscuridad porque las cosas pueden ser mucho más fáciles y divertidas y de eso se trata este camino, de buscar la felicidad.

-¿Cuál es tu anhelo más preciado al momento de compartirlas?

-Mi mayor anhelo es que las personas reconozcan que no tienen que estar esperando que un gobierno, que un padre, que el dinero o no sé qué o quién, te puede darte la oportunidad de ser feliz. Tú puedes darte eso porque tienen un cuerpo y el cuerpo, es un regalo precioso que un cuerpo tiene tanto valor desde el punto de vista de la conexión con algo más, y a veces no le prestamos mucha atención, porque el cuerpo nos permite hacer lo que sabemos hacer. Por eso, uno de los slogans de Access es empoderar a la gente, a conectar con lo que saben. 

Y cuando tienes herramientas, puedes abrir tus ojos para ver un montón de las mentiras que te han contado los gobiernos, que te han contado todos los sistemas que buscan controlar y ven que no hay una fuerza sobre la tierra que pueda detenerlos para lograr aquello que anhelan.
La conversación con Bruno se extiende unos minutos más y nos cuenta sobre su gira por Argentina, la riqueza que posee el país, la amabilidad de sus habitantes y la apertura que encontró en las distintas ciudades que visitó.

Para conocer más sobre las actividades que realiza este facilitador, podés ingresar a su canal de Youtube: Bruno Reyes.


aporte económico 

Te puede interesar
Lo más visto

Recibí buenas noticias, buenas historias en la bandeja de entrada de tu correo.